Logo Revista Espacios

Jueves 2 abril 2020

Cocina, negocios y mucho amor

Esta pareja no solo ha consolidado una sana relación, también logró emprender con éxito

Autor: Melissa González | Publicación: Jueves 06 febrero, 2020

Fotografía: Glen Álvarez, Locación: Kahli. Maquillaje: Kryolan


Sophia Rodríguez y Ricardo Zoch se comprometieron en 2019, un paso para consolidar una relación que también marcó el crecimiento profesional de ambos.

Sophi, como le dicen de cariño, es una reconocida chef que se popularizó en la televisión nacional, no solo por su talento, sino por su naturalidad y simpatía; Ricardo es un ingeniero industrial muy social, que reconoce que siempre le ha gustado la gastronomía; sin embargo, cuando la conoció se metió de lleno en ella.

Lea más: Daniel Vargas, el chef que levanta pasiones

Ahora, ambos comparten su tiempo, casi completo, con un negocio que comenzaron desde muy jóvenes y donde han cocinado sus sueños, superado desafíos y ahora donde anhelan ver crecer la familia.

Kahli, que significa cálido, nació un poco inesperado en Heredia, luego se trasladó a Curridabat con una propuesta mucho más amplia que reúne las recetas de Rodríguez, un centro gastronómico y un salón de eventos, en esto último Ricardo se declara experto.

Sophia, ¿cuándo inició su pasión por la cocina?

Toda la vida me ha encantado cocinar, desde que estaba pequeña hacía todas las recetas de los libros, en la universidad hacía cositas para vender a mis compañeros

En tercer año, me enteré que había una escuela de gastronomía donde podía ir una vez a la semana, primero estudié cocina y luego pastelería. Empecé a los 21, luego me quedé trabajando como profesora, encargada de Mercadeo y produciendo los programas del chef Óscar Castro.

Renuncié cuando me aceptaron en una maestría, con el objetivo de ponerme un negocio.

Lea más: Chef de uno de los mejores restaurantes de Latinoamérica cocinará en Costa Rica

¿Cómo se conocieron y cómo se vinculó Ricardo en la gastronomía?

S: Ricardo siempre ha sido muy emprendedor, organizaba buses para ir a la fiesta del INCAE, pero solo para amigos cercanos o por referencias. Una amiga en común nos dijo que fuéramos y como yo era la única que trabajaba les propuse que yo pagaba la cuota de todas y ellas luego me devolvían el dinero.

Entonces, toda la negociación la tenía que hacer directamente con él.

Cuando lo conocí en persona pensé que era mucho menor que yo y no pasó nada, me parecía muy “ilegal” el asunto, pero realmente nos llevamos pocos meses.

R: Como yo estaba estudiando Ingeniería Industrial, meses después me asignaron un proyecto de logística, en que tenía que ir a un restaurante a hacer una estandarización de recetas y llamé a Sophi para que me ayudara, luego comenzamos a salir.

No solo comenzaron una relación, también decidieron emprender desde muy jóvenes, ¿cómo se dio?

S: Se dio porque unos inversionistas nos ofrecieron remodelar un local en Heredia para comenzar el negocio, el propietario me había visto en televisión. Fue un poco atropellado, ya que surgió de la nada y tuvimos que diseñar todo en dos meses, fue muy arriesgado pero una gran escuela.

R: Yo estaba terminando la carrera, nosotros ya habíamos hablado de poner un restaurante, pero no a esa edad (25), fue muy pronto pero los dos tenemos el espíritu de emprender, todo lo ponemos en las manos de Dios.

¿Cómo ha sido esa aventura?

S: La ventaja es que se tiene un apoyo permanente, es muy difícil entender los horarios y las jornadas. Nosotros arrancamos muy jóvenes, el aprendizaje y el golpe han sido para los dos.

Cuando uno se desmotiva el otro lo motiva, eso es demasiado importante, porque necesitas un motivador, si la gente no lo tiene, es muy fácil desertar.

La parte complicada es tomar decisiones cuando no estamos de acuerdo, tenemos que tomar roles.

¿Cuál rol toma cada uno en el negocio?

S: Los dos somos muy “pura vida” como jefes, nos gusta reconocer el buen trabajo, pero cuando hay que ser el malo, me toca a mí, tengo un carácter más firme, él es muy conciliador y buena gente, pero esa no siempre es la realidad del negocio.

R: Además, yo siempre me he encargado de la logística, del servicio al cliente y de los eventos, me gusta involucrarme en cada detalle. Sophi diseña las recetas y se encarga de las estrategias de Mercadeo.

¿Se puede decir que la relación ha crecido al igual que el restaurante?

S: El restaurante de Heredia se nos estaba haciendo pequeño y queríamos abrir en el este, comenzamos a buscar opciones y surgió la idea de desarrollar el centro gastronómico, y tras una búsqueda de meses encontramos la casa que era adaptable a lo que queríamos.

R: Por la petición de los clientes comenzamos con el salón de eventos, el trío de servicios hace que el negocio sea rentable.

En cuanto a la propuesta de matrimonio, ¿cómo fue?

R: Estábamos en un crucero, cumplimos los 22 de cada mes, ese viaje era del 17 al 26 y fue todo un rollo, ya que yo mandé a traer el anillo y la fecha de entrega que vi no incluía el tiempo de envío, moví cielo y tierra y llegó la noche antes de salir.

La propuesta fue en una cena sorpresa en un balcón, veníamos de un tour que se atrasó.

S: Yo lo esperaba, pero no sabía cómo lo iba a hacer, más bien lo molestaba porque le daba largas al asunto. Él es muy detallista, fue lindísimo.

Nombres Sophia Rodríguez y Ricardo Zoch
Puestos Socios
Empresa Kahli
Redes @kahlicr y @chefsophia


Notas Relacionadas


Notas Anteriores