Lunes 12 noviembre 2018

Lunes 12 noviembre 2018

Logo Revista Espacios

Cuidados para una piel sana

Autor: Ólger Sánchez | Publicación: Jueves 01 septiembre, 2016


La piel cambia con la edad. Se pone más delgada, pierde grasa y ya no se ve tan rellenita y lisa como antes, la luz del sol pueden resultar en arrugas, sequedad, manchas por la edad y hasta cáncer.
 
La piel es la primera en sufrir los excesos causados por el sol, y estos se van a reflejar en manchas, arrugas o irritación dermatológica. 
 
Es importante, no estar al sol entre las 10 a.m. y las 4 p.m. Esas son las horas cuando los rayos son más fuertes. No se deje engañar por un cielo nublado. Los rayos del sol pueden pasar por las nubes. 
 
Use una crema con filtro solar. Busque un filtro con un factor de protección contra el sol (sun protection factor, SPF, por sus siglas en inglés) de 15 o más. 
 
Es mejor seleccionar filtros solares que dicen “broad spectrum” (amplio espectro) en la etiqueta. Ya que los que son “water resistant” (resistentes al agua) permanecen en su piel aún si usted se moja o suda mucho, pero no son a prueba de agua y necesitan ser aplicados cada dos horas.
 
Las manchas planas y de color café frecuentemente son causadas por exponerse por años al sol. Son más grandes que las pecas, planas y muchas veces aparecen en aéreas como la cara, las manos, los brazos, la espalda y los pies.
 
Las manchas por la edad no son peligrosas, pero si le molestan, hable con un dermatólogo sobre la posibilidad de removerlas. Además, las cremas que filtran el sol o las que bloquean pueden prevenir más daños solares.
 
Recomendación
  • Este producto es indispensable en tu ritual de belleza, puedes conseguirlos en l’occitane
  • Crema Divina Siempreviva
  • Con 5 patentes registradas, esta crema actúa en el centro de las células para corregir todos los signos de la edad y proporciona una piel resplandeciente

Notas Anteriores