The Grand at the Moon Cancún
Enviar
Empezamos nuestra travesía con un vuelo superconveniente un sábado a la una de la tarde con Volaris, salimos puntuales y en tres horas ya estábamos aterrizando en Cancún. A diez minutos del aeropuerto estábamos llegando a la propiedad del complejo The Grand, el cual cuenta con tres secciones enormes, honestamente los cuatro días que estuve ahí no me alcanzaron para realmente disfrutar de todas las atracciones que se brinda. La propuesta gastronómica deja una ansiedad porque cuenta con 25 restaurantes internacionales y todos de alto nivel. 
 
Aunque el corte del hotel es familiar, en la sección At Moon donde estaba hospedado, tienen una piscina solo para adultos, la cual me encantó porque tiene música chillout y puede estar relajándose con sus amigos disfrutando hasta con un narguile.
 
Cuando opta por visitar un hotel todo incluido se piensa que debe renunciar a cierta calidad, comodidad o lujo, este no es el caso ya que se tienen todas esas cualidades en un solo lugar y realmente siente que está recibiendo más calidad en comparación con el precio.
 
Para una familia el lugar es increíble porque cuenta con atracciones y actividades para todas las edades, su parque acuático es impresionante y le sacan al niño interno a cualquiera, aparte que las habitaciones son enormes y cómodamente caben cuatro personas, con la ventaja que no pagan los niños hasta los 17 años de edad, los cuales también tienen un complejo de dos pisos con videojuegos donde van a estar entretenidos todo el día sin que los padres estén preocupados.
 
Dentro de las habitaciones nunca le va a faltar nada porque en su “minibar” hay golosinas y snacks, más cervezas y licores que están incluidos, aparte del servicio a la habitación, así que puede pedir un desayuno y dedicarse nada más a relajarse, ya que dentro del cuarto cuenta con un jacuzzi. Otro de los detalles que enamoran es su menú de almohadas, yo opté por una de lavanda por sus cualidades relajantes.
Leyendo los reviews del hotel, mucha gente se queja de la playa porque no es azul turquesa como la que está en la zona hotelera de Cancún, sinceramente con el tipo de instalaciones que cuenta el hotel, el tono del mar es lo menos relevante, ya que su color más oscuro se debe a que se encuentra por la barra de coral, además, cuando uno va de vacaciones la idea es relajarse y disfrutar de las comodidades que un hotel de lujo le da.
 
De las recomendaciones, es importante llevar efectivo en la moneda local si se va a salir fuera del hotel, ya que es más práctico y conveniente.
 
Por: Ólger Sánchez/[email protected] 
Ver comentarios